ENCUENTRO CON DIOS

A pesar de todos sus conocimientos culturales, artísticos y filosóficos, su insistencia por investigar lo metafísico y lo desconocido lo llevarían a probar varios caminos espirituales como el Hare Krishna, el yoga, el budismo, el catolicismo y la Parapsicología, entre otros. Aquello que muchos llamaban éxito, eran para él soledad, frustración y angustia.

Lo que Adrián Juniors aún no sabía es que el tiempo de reencontrarse con su Creador estaba próximo y que eso sucedería en su país natal, la Argentina.

Una tarde del año 1985, mientras caminaba por una plaza del centro de Buenos Aires, una niña pequeña le entregó un papel que lo invitaba a una campaña  con el Evangelista Carlos Annacondia, al día siguiente, un día muy especial: el día de su cumpleaños. Así, el 27 de Junio del año 1985 con 35 años, en un día frío y lluvioso  de invierno, decidió recorrer junto a un amigo, los 35 kilómetros (20,5 millas) que separaban su hogar del paraje Paso del Rey, Moreno, un suburbio del Gran Buenos Aires, donde las calles eran de tierra y un paisaje inhóspito. En medio de ese escenario se desplegaba la carpa del Evangelista Carlos Annacondia, en una noche de poca concurrencia por las inclemencias climáticas, Adrián Juniors se encontró con Jesús, un encuentro de tal magnitud que, en los días posteriores, llevó a aquél lugar a toda su familia.

Él confiesa que ese día cambió la religión por la luz de Jesús.

Share:

Leave a Reply